Al Madrid le siguen sobrando los partidos de Liga

  • Los de Zidane no pasaron del empate en su visita a Leganés (1-1).
Benzema Benzema
Benzema FOTO: DC

El Real Madrid no pasó del empate en su visita a Leganés (1-1). Los de Zidane cuajaron una primera parte muy mala y una segunda algo más decente. La racha anotadora de Benzema, lo mejor que se puede sacar de este nuevo patinazo blanco lejos del Bernabéu. 

SALIDA RELAJADA

Cuando uno ve la puesta en escena de los partidos del Real Madrid en esta recta final del curso es para caer en depresión. No importa si Zidane ‘sacrifica’ a Bale, si le da galones a Asensio o si continúa insistiendo en la recuperación de Marcelo. Vale que el equipo no se juega prácticamente nada, pero la desidia, la parsimonia y el hacer de cada partido un ‘marrón’ es algo que enfada a todo buen madridista.

EL MADRID, SIN NADA QUE OFRECER

En Leganés, más de lo mismo. De hecho, la primera parte de Butarque podría situarse en el Top-3 de lo peorcito del Madrid esta temporada. Un equipo que juega andando, sin desborde, sin rupturas por velocidad, con todo muy predecible…un espanto. Únicamente hubo un intento de ocasión de gol en 45 minutos, un remate muy centrado de Asensio tras un buen control dentro del área.

GOL DEL 'LEGA' ANTES DEL DESCANSO

El equipo local lucía sus armas como podía. Cualquier pelotazo o balón largo le era suficiente al Leganés para complicarle la vida al Madrid del juego andando. De hecho, de un saque lateral de banda, y justo antes del descanso, llegó la acción del 1-0 para los pepineros. La defensa de los de Zidane, blandita como un chicle, permitió que Braithwaite se girara y le pusiera una pelota a Silva que, llegando a la frontal de cara al balón, la colocó con la zurda fuera del alcance de Navas. Un gol que volvía a desnudar uno de los puntos más débiles del Madrid, la falta de tensión y ganas.



BENZEMA HIZO BUENO UN GRAN MOVIMIENTO DE MODRIC

Después de una primera parte tan mala era de suponer que Zidane alzaría la voz en el descanso para inyectarles algo de adrenalina a sus jugadores. Esa ‘Zinedina’ surtió efecto pronto, apenas a los cinco minutos de la reanudación. Ese fue el tiempo que necesitó la sociedad formada por Modric y Benzema para poner las tablas en el marcador. El croata, situado en la zona de la media punta, hizo un control brutal para cepillarse a un rival con ese movimiento y asistió a Karim para que, en un primer momento, se encontrara con una gran parada de Cuéllar y, tras ese rechace,  embocara el cuero en la red. El francés continuaba con su racha anotada y el Madrid empezaba a cambiar su cara de apatía por una de algo parecido a compromiso.

EL MADRID VOLVIÓ A APAGARSE

El Madrid había igualado el encuentro y se esperaba que a tumba abierta se lanzara a por él. Nada más lejos de la realidad. El equipo seguía teniendo la pelota pero no lograba desnudar a su oponente porque seguía sin jugar rápido y los laterales no terminaban de darle ese alma extra que Zidane demanda. Carvajal, recién salido de una lesión, fue todo corazón pero se fue apagando, mientras que en el otro costado, Marcelo siguió dando muestras de que su mejor versión sigue quedando muy lejos. Al final, el Madrid se llevó un punto de Leganés, botín pobre para un partido muy flojito de un equipo que sigue sin ganar lejos del Bernabéu desde que llegó el francés. 

Ficha técnica

Leganés 1: Cuéllar; Nyom, Bustinza, Omeruo, Siovas, Silva; R. Pérez, Vesga, Eraso (El Zhar 70’); Braithwaite y Carrillo (Nesyri 64’)

Real Madrid 1: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Nacho, Marcelo; Casemiro, Modric, Valverde; Isco (Lucas 76’), Asensio (Bale 80’) y Benzema.

Goles: 1-0 Silva (45’), 1-1 Benzema (50’)

Árbitro: Medié Jiménez. Amonestó a Carvajal, Asensio, Valverde

Estadio: Butarque.