Las razones de las suplencias de Marcelo

  • El brasileño está atravesando un momento de forma terrible, que penaliza al equipo defensivamente, además de que Reguilón ha dado un paso
Marcelo Marcelo
Marcelo, instantes antes de comenzar un partido con el Madrid.

Hay ‘caso Marcelo’. El lateral brasileño ha desaparecido del ‘11’ titular en las dos últimas jornadas de LaLiga, pero no ante cualquier rival o cualquier escenario. El Betis, en el Benito Villamarín, y el Sevilla, en el Santiago Bernabéu eran dos pruebas de fuego para un equipo y hundido después de los pinchazos ante el Villarreal y la Real Sociedad, que le hicieron colocarse a 10 puntos del Barcelona. Pero a Santiago Solari no lo ha temblado el pulso para sentar a nadie.

El preparador argentino ha demostrado que no se ‘casa’ con nadie, ni con el segundo capitán tampoco. Si Isco apenas suma 3 titularidades en 19 partidos con, Marcelo ha perdido su sitio en dos partidos fundamentales, más aún cuando el equipo está hundido por las lesiones. Pero, ¿cuáles son las razones de esta suplencia? (Noticia DC: La opinión del club tras la suplencia de Marcelo)

1. Baja forma. Al lateral brasileño se le nota que aún le falta un tiempo para recuperar su mejor tono físico, lo que le está penalizando al equipo defensivamente a la hora de replegar. De hecho, Onda Cero informó de que regresó de las vacaciones navideñas con hasta 7 kilos de más.

2. Las lesiones. Si Marcelo aún no ha cogido ese ritmo competitivo es, entre otras razones, por las lesiones. En total, se ha perdido hasta 10 partidos por lesión. El Madrid sufre una plaga de problemas físicos esta temporada y el brasileño es uno de los más castigados. Así se explica por qué le cuesta recuperar su mejor forma.

3. Reguilón. Si la temporada pasada no tuvo ‘rival’ ni competencia en el costado izquierdo con Theo Hernández, el canterano blanco ha dado un al frente. Reguilón, con Solari, ha aprovechado al máximo sus oportunidades en la Copa y en los partidos en los que Marcelo ha estado lesionado, para ir ganando posiciones hasta hacerse con un sitio.

4. El propio Solari. Como hemos mencionado, al preparador argentino no le tiembla el pulso para sentar a nadie. Lo ha demostrado con Isco y ahora con Marcelo. Además, la circunstancia que se produjo en Butarque no le gustó nada al técnico. El ‘indiecito’ optó por Reguilón en el lateral y por el brasileño como extremo, pero este hizo caso omiso e intercambió su posición con el canterano.

El propio Marcelo sabe que no está bien. En la reunión en Valdebebas al día siguiente de la derrota ante la Real, hizo autocrítico, reconociendo que aún le falta tiempo para llegar a su mejor nivel. Pero ahora está demostrando compromiso, aceptando sus suplencias y siendo uno más del equipo. Solari ha tomado decisiones y, además, en el club lo apoyan. Ahora le toca a Marcelo volver a 'enchufarse'.

REPORTAJES - DEFENSA CENTRAL