Ir a versión clásica Ir a versión móvil
28 diciembre 2017

¡¡Gesta blanca en la casa del campeón de Europa!!

  • El Real Madrid de baloncesto derrotó por 77-79 a Fenerbahçe en un partido donde luchó contra todo y contra todos
Real Madrid, Euroliga Real Madrid, Euroliga
Imagen del Fenerbahçe-Real Madrid de Euroliga
Carlos Muñoz Carlos Muñoz

Una de esas victorias que se saborean mejor que otras. Eso es lo que ha conseguido el Real Madrid de Pablo Laso al imponerse en el Ulker Sports de Estambul ante el reciente campeón de Europa, el Fenerbahçe de Obradovic. Luka Doncic, de nuevo exhibiéndose, acabó con 37 de valoración y casi hace un triple doble.

El actual campeón de Europa recibía en su pabellón al equipo más laureado del viejo continente. Nunca es fácil jugar en Turquía, ante un equipo de Obradovic y más con la gran cantidad de ausencias que el Real Madrid de Laso llevaba, pero aún con todo en contra, el equipo dio un golpe en la mesa.

No empezó del todo bien el partido para los blancos, que sólo anotaron 10 puntos en el primer cuarto, la dura defensa del equipo turco (en todos los sentidos además), lo ponía muy difícil. Mucha permisividad por parte de los árbitros, que en más de una ocasión no pitaron varios pasos, faltas clamorosas y demás gestos que trataron de sacar al Real Madrid del partido. A quién si sacaron fue a Tavares, el pívot cometió una antideportiva por la que le mandaron al vestuario antes de tiempo. Para entonces el partido ya había entrado en la fase que seguiría durante el resto de cuartos, una tremenda igualdad donde ningún equipo conseguía marcharse en el marcador.

Todo mérito para un Real Madrid que tenía que remar contra todos los elementos: rival, pabellón, colegiados y lesiones. Fue entonces cuando jugadores como Carroll, Thompkins o Felipe Reyes tomaron el mando en la anotación, aunque siempre a la sombra de la gran estrella en ausencia de Llull: Luka Doncic. El gran talento del baloncesto europeo se consagró (si ya no lo estaba) con un partidazo donde estuvo tonteando con el triple doble. Su porcentaje en tiro de tres no estaba siendo el mejor (1/6) pero desquició a los jugadores de Obradovic sacándoles faltas en momentos clave, como una antideportiva a Vesely en los minutos finales.

Unos minutos de verdadera tensión y donde cada canasta y cada rebote se peleaban como si fuera una batalla. En Fenerbahçe, todo se fiaba a la habilidad de un Wanamaker que acabó con 20 puntos y con la posibilidad de mandar el partido a la prórroga pero su tiro de media distancia no entró. El Real Madrid pegó un golpe encima de la mesa imponiéndose y dejando claro que a este equipo es muy difícil doblegar y menos con injusticias.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información